Lo sinuoso del sendero del Amor Sano

compartir es educar

A mis 44 años debo decir que he tenido distintas experiencias de amor (en este post entenderemos amor a todo tipo de relación íntima con un otr@ por al menos  3 meses de duración, lo que dura mínimamente la fase del enamoramiento), de las cuales he inferido algunas reflexiones que quisiera compartir contig@, mi querid@ lector/a.

Ha sido un andar lleno de desafíos, con altos y bajos, algunas ilusiones rotas, en ocasiones con amargos y largos tragos, en otras con ese cosquilleo en distintas regiones de mi templo que, delatan algo que muchas veces no quiero sentir.

Y es que, a medida que avanzaba en mi auto-conquista, en mi propio empoderamiento y amor propio pude entrever algunas cosas respecto del amor… ese sentimiento que tantas veces nos hace suspirar y perder el sueño… no obstante, quiero dejar en claro que, a veces tengo debilidades, pero lo bueno es que ya logro identificarlas antes de que ocurra un desastre.

Como les decía, después de varios intentos y experimentos en el amor o en el contacto con otro descubrí que, el tipo de amor “terapéutico”, ese que recontra juras que te hará evolucionar, finalmente no colabora en la felicidad ni en tu bienestar. Ese amor que, por ensayo y error crees podrá resolver todos los problemas y que podrás por fin crecer (como pareja), ese que muchas veces en conversaciones con tus amigas, se deja ver a través del típico comentario lleno de esperanza pero que en el fondo de ti sabes pero no lo aceptas- que se acerca el final. Comentarios tales como, 

“ahora sí que sí!!”  “hablamos a corazón abierto”

uno cree que “hablamos” a corazón abierto pero lo que realmente ocurre es que “hablaste” a corazón abierto porque debo decirlo, muchas veces con los hombres la conversación se convierte más bien en un monólogo y esto quiero pensarlo así porque ellos no tienen tan desarrollada el área de Broca en su cerebro, área que las mujeres tenemos ultra desarrollada , más que por un desinterés de su parte.

También descubrí que cuando un@ está en pareja se hacen un sinfín de proyecciones e idealizaciones  en el otr@, y eso está muy mal!!!  Porque cargas en el otro ideas, expectativas y una multiplicidad de cosas que muchas veces el otr@ no es capaz de cumplir ni mucho menos asumir y no porque no te quiera sino porque no está ahí para cumplir ese papel en tu vida, para ser un recipiente de lo intolerable en un@ mism@ o lo idealizado que uno espera, el/la otr@ no está para ser ni padre, ni madre, ni hij@ ni nada de eso que tenemos tan intrínsecamente incorporados en un@… “mi pareja ideal debe cumplir con ciertos requisitos, un todo, algo así como belleza e inteligencia, por ejemplo” y que pasa si no??!!! Se desarma el castillo de cristal que armaste en tu mente y bienvenido el sufrimiento.

Entonces, ahora en la soledad que he elegido estar, he logrado advertir que el amor sano, es cuando has logrado reparar, recuperar e integrar a tu niñ@ interior y que se sostiene desde el amor maduro de decir “yo sé quién soy  y no necesito que tú me definas, porque se quién soy, conozco mis limites, mis fortalezas y debilidades, conozco y he abrazado a mis sombras, me acepto con mis imperfecciones, por lo tanto, también puedo aceptar las tuyas. Y desde aquí, desde  mi centro puedo “escoger” con quien quiero estar, pues no busco a otro desde la necesidad de estar en compañía para sentirme aceptada y amada, porque yo ya lo hago por mí misma, si te escojo es para compartir mi felicidad contigo y porque vi en ti, en tu alma, una refulgente galaxia inexplorada (por mi) que me invita a ser su descubridora. Quieres tomar de mi mano? (me pongo traviesa!!! Jijijij)

Mejor volvamos al tema!!!

Las personas que, no tenemos problema con estar solas, con estar realmente solas, sin tener la necesidad de encender la tv, ni poner música ni leer, ni hacer nada que nos mantenga ocupados, esas son las almas que están más preparadas para amar de manera sana, con la madurez necesaria para abrazar las imperfecciones de un@ mismo y de otr@. Esto suena realmente increíble, la tarea es poder lograrlo porque es difícil, pero no imposible. Las personas que están así de sintonizadas con su propio poder interior, con su valía, con su libertad, son capaces de sentirse felices y contentas estando solas. En otras palabras, este amor propio nos lo da esa capacidad de entender que no necesitamos a otro para sentirme digna de amor, porque ya tengo esa dignidad en mí, porque yo me amo y me acepto. Por el contrario, si permanecemos proyectando partes de un@ en los demás, no podremos comprender este amor del que te hablo. Varios humanos viven buscando un amor idealizado o dicen que, cuando estén preparados, cuando terminen de estudiar, cuando ganen más dinero, cuando terminen ese proyecto, cuando baje unos kilos… están detrás de una perfección que, en el amor no existe, pues están detrás de una persona perfecta que solo está en su mente y que debe cumplir o reunir con algunas características particulares y deseables como lo es la subjetiva evaluación de la belleza, por ejemplo.

Y bueno, también están los que sufren la Insoportable levedad del ser, de esa liviandad en las relaciones de la que tan bien describió Milan Kundera en su libro del mismo título. Y que, Zygmunt Bauman también analiza con una gran agudeza en su maravilloso libro “Amor Liquido: acerca de la fragilidad de los vínculos humanos”. Ese tipo de amor que usas para luego botar, una triste realidad de nuestra sociedad actual enmarcada en los cánones de lo desechable, desconectados de los sagrados tiempos terrestres, del no compromiso pero porque?? Por miedos, por comodidad, egoísmos?? De que se trata todo esto??? Creo que es el triste reflejo de una sociedad mercantilista, globalizada, robótica que ha olvidado lo desafiante que hay detrás de los lazos humanos, en el sano encuentro con un otro. Los humanos estamos diseñados para generar vínculos, somos puramente sociales e instintivamente epithemicos!!!

En fin…como ya les comente esto es un trabajo que toma mucho tiempo llevar a la conciencia, es un trabajo duro el navegar en las profundidades de tu océano interior, un océano contaminado por experiencias llenas de desamor, dolor y sufrimiento, pero les puedo compartir que el cambio es posible, que tú tienes la llave para transformarte, solo depende absolutamente de ti, tú tienes el poder de hacer de tu vida una vida más luminosa.

Jung dijo que el cambio es difícil y doloroso y que quizás no se logre cambiar hasta no sufrir lo suficiente y que cuando el cambio comienza a darse, probablemente las relaciones se desmoronen o que pasen por un periodo de prueba difícil y yo creo que, si existe amor del bueno, cualquier relación sobrevive a una crisis.

Así es que, manos a la obra y a  elevar tu vibración!!!!

Abrasoles!

Deja una respuesta