El amor del ego es la necesidad. El amor del alma es la semejanza

Valoración:
5/5

De todos los años que llevo entrnando a personas en encontrar sus verdaderos potenciales, en SoulWish y con la nombrelectura, me he encontrado con frases del tipo, fracaso siempre con mis parejas porque nunca son lo que necesito. o he entregado mucho y no he recibido nada a cambio. Estas frases pueden tener todo el sentido del mundo para la persona que las siente profundamente y que ve una injusticia relacional que no da el ancho de sus espectativas. muchas veces creemos que el amor es una especie de negociacion de intercambio un win win, donde se intenta equiparar el dar con el recibir como si fuese una economia afectiva, siendo que mucho mejor que un win win es un happy happy, donde cada componente de la pareja realmente siente felicidad en cada experiencia vivida. esto es tambien valido para todo tipo de relaciones, amistad, familiar laboral etc…

 

Mis alumn@s de Registros Akáshicos SoulWish

Relaciones objetales

En la Psicología se le llama a una relación objetal cuando es prioridad el hecho de poner como primero y mas importante el cubrir mis necesidades afectivas pidiendo a mi pareja que “cubra” estas necesidades, volviendose estos en un objeto de mi necesidad, mas que en alguien libre. 

Cuando hablamos de objeto, no hablamos de una “cosa” mas bien hablamos de ser la “razon de…” frases como : “necesito que me tome mas en cuenta, ” es un claro ejemplo de que la necesidad de ser vistos y valorados prima por sobre  otra cosa. Ojo necesitar algo no es malo ni tampoco es el problema, el asunto esta en que cuando no existe la capacidad de autoproveerse las necesidades el “otro” se convierte en un obligado proveedor de soluciones  y es allí donde radica el peligro, ya que si este no esta dispuesto o tus espectativas son muy altas, se convierten en un criterio que generalmente termina por descalificar los esfuerzos de tu pareja o amig@. 

 

La empatía y el autocuidado.

Ser empático es la clave, la empatía lleva a la simpatía, es decir ponerse en los “zapatos del otro” conlleva a lograr estados de comunión o de fluidez 

Compartir es

Deja un comentario