El Pasado Quedó Atrás

Ocupé el nombre de este libro que leí alguna vez cuando niña, cuando viví en carne en propia lo que significa el peso de la toma de las decisiones en nuestra vida. 

Creo que nunca antes había pasado por la situación de vivir que significa el real peso de la toma de decisiones, que significa realmente tomar el camino “A” en vez del tomar el “B”. Sin perjuicio de eso, mi película favorita es “Dos Vidas en un Instante”, donde el personaje principal al no alcanzar a tomar el tren,  comienza a vivir una realidad, pero alternadamente, nos presentan qué pasaría si realmente hubiera tomado el tren. Y aun así, habiendo visto esta película una infinidad de veces, nunca le había tomado el peso a esa realidad.

Mi vida de dividió en dos caminos posibles en algún minuto, al fragor de las sensaciones y de los problemas que estaba experimentado en ese momento, no le tome el peso a lo que realmente estaba decidiendo en ese minuto. Simplemente, como buena sagitario, me lancé de cabeza a hacer lo que yo (realmente y de todo corazón), pensaba que era lo correcto. Pero no fue así, con el paso del tiempo, me di cuenta que perfectamente podría haber manejado mi vida de manera distinta, sin provocar tantos heridos y desastres en el camino, que lastimaron a tantas personas, en pos de mi “verdadera felicidad”. Y seguí mi vida pretendiendo que no había pasado nada, que podría sostener la toma de mis decisiones como si nada, como si la vida en general no había cambiado. Hasta que de un solo frenazo brusco y certero, vi en los ojos del ser que más amo, que la vida no seguía igual, que desde que tome la opción de tomar otro camino, no solamente yo seguí mi vida, si no que todos a mi alrededor siguieron viviendo su vida… y que lamentablemente.. ya no había vuelta atrás. El paso del tiempo había hecho lo suyo y ya no podía volver el tiempo atrás. Ya no quedaba nada de ese cariño que alguna vez existió, quizás respeto pero no como era nuestra relación antes. Definitivamente había quedado en su pasado, y era feliz sin mí. 

A pesar de ya vivir bastantes años en esta encarnación, nunca me había tocado tan directo, el entender que las decisiones que tomamos en nuestras SIEMPRE TIENEN CONSECUENCIAS, y que las oportunidades que se nos presentan en la vida, no aparecen dos veces, solo aparecen cuando estamos listos para poder vivirlas a plenitud.

Pensé mucho tiempo en como poder plasmar en palabras el dolor que siento en estos momentos, pero estimé necesario que si a alguna persona podría ayudar mi experiencia, mi camino de vida tendría una recompensa.

Nunca estaremos 100% seguros de que las decisiones que tomamos, pero si estoy segura de algo… si algo en tu interior te dice que no lo hagas, HAZLE CASO. Después será demasiado tarde y tu pasado quedará atrás.

Les mando a todos un gran abrazo.

Carolina Bravo Pavez

El Camino del Yo

Deja una respuesta