El amor del ego, es la necesidad. El amor del alma, es la semejanza

Valoración:
5/5

Hola, Soy Edu Parod y quiero reflexionar contigo algo sobre el amor, amar desde el EGO o amar desde el Alma.

Quiero contarte que de todos los años que llevo entrenando a personas en encontrar y desarrollar sus verdaderos potenciales en SoulWish y con la Nombre-lectura en el proyecto El secreto de tu nombre, me he encontrado con frases del tipo: 

“Fracaso siempre con mis parejas porque nunca son lo que necesito” 

o

 “He entregado mucho y no he recibido nada a cambio, me he desgastado en esta relación”

Estas frases pueden tener todo el sentido del mundo para la quien las siente profundamente y son un efecto de la infelicidad que nos alerta a tomar medidas.

La persona que experimenta estas sensaciones  ve una especie de injusticia relacional, que no da el ancho de sus expectativas. 

Muchas veces creemos que el amor es una especie de negociación un intercambio, un win win obligatorio, donde se intenta equiparar el dar con el recibir, como si fuese una economía afectiva, siendo que mucho mejor que un “win win”,  es un “happy happy”, donde cada componente de la pareja, realmente siente y experimenta la felicidad en cada instante, incluso se siente seguro en los momentos duros de la relación. Esto  también es valido para todo tipo de relaciones, amistad, familiar laboral etc…

Mis alumn@s de Registros Akáshicos SoulWish

Relaciones objetales

Se le llama a una relación como “objetal” cuando es prioridad, el hecho de poner como importante el cubrir mis necesidades afectivas primero, pidiendo a mi pareja que “llene” estas necesidades, volviéndose estos en un objeto de mi necesidad y olvidamos lo que nuestras parejas realmente son, personas libres. 

Cuando hablamos de objeto, no hablamos de una “cosa” mas bien hablamos de ser la “razón de…” frases como : “necesito que me tome más en cuenta” es un claro ejemplo de que la necesidad de ser vistos y valorados prima por sobre  otra cosa. 

Ojo necesitar algo, no es malo ni tampoco es el problema, el asunto radica en que cuando no existe la capacidad de auto proveerse las soluciones a las necesidades, el “otro” se convierte en un obligado proveedor de estas soluciones y es allí donde radica el peligro, ya que si tu pareja o amigo no está dispuesto o tus expectativas son muy altas respecto de lo que quieres recibir, tu pareja quedará sometida al criterio egoista que generalmente termina por descalificar los esfuerzos de tu pareja o amig@. 

Aquí puede operar lo que en psicología es conocido como la “des-confirmación” que es simplemente ignorar o descalificar sistemáticamente a un otro, en este caso, porque no cumple con lo esperado.

Una relación sana se sustenta en confirmar o reafirmar la presencia de otro en tu vida, potenciando sus capacidades esfuerzos e intenciones. Cuando des-confirmamos invalidamos y desvalorizamos a nuestra pareja y muchas veces este es el inicio de un circulo vicioso de violencia psicológica y verbal que puede terminar en lo físico.

EGO y ALMA

El EGO, tan odiado por muchos y tan amado por otros,  está considerado nocivo por muchas disciplinas terapéuticas e intentan eliminarlo, pero es un gran aliado cuando está alineado con lo profundo de nuestro ser, al que llamamos Alma.

El Ego está presente en nuestro aparato psíquico, para que tengamos una “forma” o una idea de que somos una persona individualizada, con un repertorio cultural específico, es decir, lo que nos hace ser conscientes de quienes somos.

Para mí y como lo planteo en uno de mis Libros, el EGO es la parte del Alma que da forma y cosifica, todo lo que nos rodea y alimenta todo lo que  existe en nuestro repertorio cultural, que reconocemos al tener experiencias con estas. En el Ego está la necesidad y la sobre-vivencia, desde allí intentamos establecer relaciones que nos identifiquen o nos hagan ser iguales con otros. Desde el Ego, necesitamos, porque opera desde una falsa sensación de incompletitud, ya que su alcance es finito. 

Cuando ponemos al Ego frente a las cosas, simplemente observaremos las necesidades que nos urge cubrir para poder sobrevivir en el juego de la evolución, en cambio el Alma es una entidad propia, no busca satisfacer necesidades mas bien, busca la evolución en el contacto con otras Almas en semejanza. Cuando me refiero al alma, no lo hago pensando en la idea de un “fantasma” que vive dentro nuestro, intento más bien expresar la idea del SELF o la entidad completa y holística que somos, que es capaz de usar todos los sentidos y cuerpos cognitivos y es donde está “escrita” nuestra verdadera esencia.

La experiencia del alma es completa sin juicio, es evolutiva pero por sobre lo sistemático, crea o sintetiza energías metabólicas físicas y sutiles que luego entrega al sistema de análisis o el EGO para que este, por medio de lógicas pueda decodificar una realidad concreta.

Pero aveces el Ego toma el control del sistema cognitivo y se vuelve un tirano que censura toda expresión que no esté sujeta a los criterios racionales o de las herencias morales y de tradición. Cuando “amamos desde el EGO, siempre necesitamos del otro o ponemos a prueba su capacidad de entrega, al priorizar la cobertura de nuestras necesidades como fín único y para decidir si el amor del otro es valido o no, si su amor es de calidad, me dará lo que necesito.

En cambio Cuando el Amor es holístico y libre, es el alma que toma el control y no necesita nada del otro, más bien se siente a priori en un estado de completitud y es capaz de compartir. 

En el dar amor incondicional esta la recompensa inmediata de recibir el placer de la felicidad del otro. cuando amamos desde el alma, damos, sembraremos buena semilla que dará frutos fantásticos para una relación.

En definitiva, amar no es necesitar, amar es integrar, confirmar y evolucionar a otros, ser la causa de la felicidad de otro, es la calve para recibir el mismo amor de vuelta. Ser semejantes, es compartir el mismo amor, con la misma calidad.

La empatía y el autocuidado.

Ser empático es la clave, la empatía lleva a la simpatía, es decir ponerse en los “zapatos del otro” conlleva a lograr estados de comunión o de fluidez, cuando el alma toma el control, creamos identidad desde nuestra entidad, no haríamos daño a otro ser por que nos vemos reflejados en él. Cuidar nuestro corazón es la clave para comprender y cuidar a otros.

Cuando como seres humanos  somos conscientes de nuestro status grupal, de nuestro yo nación o yo plural, estemos a la altura de empatizar, lograremos sobrepasar las barreras del lenguaje y de las necesidades, teniendo relaciones armoniosas llenas de amor y confirmación..

Eso es evolución.

Un saludo del Alma y cuiden sus relaciones. Un abrasol

EDU.

Compartir es

3 Comentarios
Deja una respuesta