Partiendo por la premisa de que todo el mundo en algún minuto de sus vidas va a necesitar de consejo o guía, incluso de alguna visión alternativa a la medicina alópata y que por ende va a llegar, más temprano que tarde, a la consulta de algún lector de oráculos, reikista, masajista y buscará, alguna fuerza prestada de una flor o piedra. Incluso los terapeutas mas tradicionales como los psicólogos también se verán sometidos a pacientes que no solo buscan una solución momentánea a algún dolor o enfermedad, si no que también buscan respuestas esenciales para su vida que les permitan avanzar en un camino de autoconocimiento y de sanación.

Ante esta realidad podríamos considerar también como a un terapeuta a un profesor de baile, un artista o algún buen conversador y consejero, es decir todo aquel que enseñe los caminos del bienestar físico y emocional, sea un gurú,  un médico, un chamán o un buen consejero es en cierta medida un terapeuta.

Pero ¿Qué hace la diferencia entre un buen terapeuta  y uno mediocre?

El paso por la universidad? La experiencia? La intuición? El que acumula mas información?

Bueno una mezcla de cada uno de estos ingrediente potencia a un terapeuta, efectivamente, pero hay algo que va mas allá y es la capacidad de comprender y explorar con autoridad el mundo que lo rodea.

Comprender y tener una mirada científica y filosófico-espiritual hace una profunda diferencia.

A esta mirada la podemos llamar la perspectiva epistemológica, ya que nos da las herramientas de pensamiento y conocimiento de lo que se basa prácticamente todo el fenómeno de la realidad. En Estados Unidos cuando un medico o científico hace algún doctorado, su título queda en un PHD, que literalmente significa Doctor en la Filosofía de… Es decir el alto grado de un PHD es porque más allá de manejar los conceptos de su área de expertice, tiene los conocimientos profundos y esenciales sobre la filosofía que hay detrás.

El conocimiento filosófico, científico o el cabalístico son en sí mismos parte de las ciencias del espíritu y son las bases de conocimiento de todo el fenómeno humano y por ende, el terapeuta que maneje esta información logrará tener ante sí la mejor  y primera herramienta diagnóstica, que le permitirá observar y diagnosticar y leer. No solo el terapeuta, podría sumarse a este conocimiento,  también lectores de oráculos como el tarot, las runas, lector de registros akáshicos, astrólogos y toda persona común que quiera una herramienta de comprensión y de autoconocimiento aumentando el espectro de posibilidades.

Las ciencias del espíritu y el manejo del conocimiento no solo son para un grupo selecto de personas dedicadas al área de la salud y el bienestar, toda persona puede cambiar su vida radicalmente usando las herramientas del conocimiento que podemos adquirir de manera universal, hoy en un mundo globalizado.

Puedes aprender mucho en miles de videos de youtube y otras fuentes, pero siempre será necesaria la presencia de un guía, un maestro que te pueda guiar por lo mejor de este mundo de sabiduría ancestral y te ayude a cambiar tu mentalidad frente a la realidad.

Un terapeuta informado es vital para realizar buenos y mejores diagnósticos, es vital también en el proceso de exploración de su mundo, un lector de tarot instruido en las ciencias del espíritu y la filosofía,es capaz de incluso inventar sus propios métodos, explorar y observar de manera profunda y esencial el fenómeno en sí mismo en su área de estudio y por último es capaz de abrir su mente a un nuevo estado de comprensión de la realidad que le permitirá hacer las mejores lecturas que  haya hecho.

¿Qué hay detrás de la Kabbalah, del iChing de la Filosofía y de las ciencias?

Detrás de los grandes hombres que exploraron estas cosmovisiones, está la capacidad de atraer para sí mismos la sabiduría y comprenderla, así comprender la naturaleza a Dios y al universo, ellos abrieron sus mentes y se dejaron llevar por la lógica de la luz y de alguna manera lograron desarrollar y dejar un gran legado.

Toma acción y conviértete en una pensadora activa e inconformista, deja que la abundancia de la luz llegue primero en forma de conocimiento que es el primer paso para hacer y crear tu mundo.

Estudia con nosotros ciencias del espíritu y potencia tus habilidades para la vida y terapéuticas.