Existe hoy en día una identificación con la búsqueda de placer y satisfacción que han llevado al ser humano, ser una máquina de objetivos y metas, llevándolos a la intimidad como mecanismo de conducta, olvidándose por completo de la “Afectividad”

La sexualidad en nuestro país ocupa gran parte del interés de la sociedad, hay libros, revistas, los tan magullados programas televisivos que instan a un degeneramiento morboso de la “sexualidad” basados en obtener del otro para uno depositar en el otro, en búsqueda del placer, ni que decir del hombre y mucho mas la mujer objeto.

La edad de iniciación sexual es cada vez menor, más precoz, ha perdido por completo el valor y el sentido. No tiene trascendencia tener una relación con un otro, es parte de una salida, de un programa, de una conducta adquirida confusa y egoísta.

Existen parejas que se aman y, aún así, el deseo se va apagando con los años, algunos consultan, otros se resignan, otros buscan alternativas externas a su relación para intentar saciar su vacío, su insatisfacción.

Hay una humanidad confundida en el propósito de su existencia, no saben el real sentido de su vida, van caminando sin estar consciente de su entorno, del universo que les rodea, La mayoría de las personas se vincula con un otro, para que le dé satisfacción, para que lo llene o complete su mitad errante.

EL AMOR

“Preguntale a un pez cómo es el Mar”, El Amor tiene mil definiciones, así como los miles de peces te pueden describir el mar, lo que sí debemos tener claro es que “El Amor” evoca una amplia gama de emociones, como alegría, ternura, paz, ligadas a conductas, la confianza, el compromiso, la lealtad,  la dedicación, el respeto, la comunicación, Sin embargo, para disfrutar de esta extraordinaria sensación, debes iniciar por amarte a ti mismo, de lo contrario no serás capaz de amar y ser amado.

MEDIA NARANJA

La expresión amorosa “la media naranja” tiene su origen en un mito que narra el poeta de comedias griego Aristófanes en la obra de Platón llamada “El Banquete”

La mayoría de las personas buscan su “media naranja” o su alma gemela, muchos piensan que llegará ese ser perfecto que alegrará su vida , esto no es más que una idealización, no existen los seres perfectos, todos tenemos “defectos y virtudes, sólo es el verdadero amor y el concepto real de pareja idónea o alma gemela, donde 2 personas se comunican y caminan juntos, cultivando su relación trabajando sus defectos para crecer y llegar a la felíz armonía.

Muchas personas confunden el verdadero significado del amor con celos, control y dominio o, por el contrario, sumisión, dependencia y sacrificio. Cualquiera de estas dos posturas, tan lejana una de la otra, crea una relación de pareja enfermiza, donde hay miedo, codependencia y frustración.

 

SEXUALIDAD SAGRADA

El sexo, en su verdadero sentido, es sagrado. Así como lo es la verdadera unión de un hombre y una mujer. No hay  especie en el mundo en el que no se la ritualice.

La unión, el encuentro entre macho y hembra genera energía. No hay creación en el Universo, que no sea llevada a cabo sin esta generación

Nuestro sistema nervioso es eléctrico, la vibración que sentimos en nuestro cuerpo, también es electricidad, entonces estamos aludiendo a una fuente infinita de vibración, Esa vibración es el Amor.

La “Sexualidad es Sagrada”, ambos seres se consagran al Amor, se dejan mover por el Movimiento, aún si la relación no es estable, es un acto de consagración, cuando esto no es así, se producen serias alteraciones de conducta, a la larga, adicciones a vínculos o al sexo, y ansiedades generalizadas, estrechez. Podríamos pensar que éste es el origen de la insatisfacción reinante en la mayoría de las personas. La falta de plenitud, proviene en principio, de no estar a pleno, presente, con los sentidos expandidos y el Sentido despierto, en el momento de mayor intimidad.

 

Cuando te liberes del ego, lograrás concebir una energía pura, tierna, complaciente, “La Sexualidad Sagrada” te lleva a la magia del Sentir, a conectarte con tu energía interna con ese fuego que envolverá a  otro para así juntos llegar a un clímax  energético sublime “EL Orgasmo”

Todo esto, reconecta al ser humano con el Poder, ya que es una clave que está replegada como el árbol en su semilla. Que un ser esté conectado con la Divinidad, con su esencia, lo hace menos manejable, se le puede vender menos artículos. Una persona plena, no compra de más. Ni se deja dirigir así no más.

Cuando se busca un objetivo, se perdió el Amor, quieres obtener algo para sí, se pierde la línea del equilibrio, también se pierde el deseo. Ya que la fuerza erótica sin Amor  se consume en el tiempo. El deseo está vivo cuando sostenemos el misterio, cuando llenas de magia con el preludio, o sea,  cuando te dejas sentir creativamente infinito en el Aquí y el Ahora.