Lo primero que se nos viene a la cabeza cuando pensamos en la palabra cristal, es algo hermoso, delicado e inmediatamente nos sentimos atraídos por este. ¿Has pensado el por qué de eso? ¿por qué resonamos con ciertos cristales y con otros no? bueno queridos amigos y amigas, debo decirles que esto se debe que cada cristal tiene propiedades que se pueden utilizar
en nuestro beneficio. Poseen una vibración propia

¿Qué es un cristal?

Partamos por definir la palabra Cristal: proviene del griego krystallos. Anteriormente provenía de “kryos” que significa frío, luego se le cambió el nombre para referirse más bien a la transparencia.

Un cristal es un cuerpo sólido, que posee caras planas y bien formadas, con aristas rectas y unos vértices agudos. En la vida cotidiana estamos rodeados de cristales (la sal común que empleamos en la cocina, el azúcar, los huesos del cuerpo o en los materiales que se emplean en la construcción, etc).

¿Como se forman los cristales?

Los cristales se forman debajo de la superficie de la Tierra. La creación ígnea se produce cuando los minerales se cristalizan a partir de fusión de rocas. La creación metamórfica se produce cuando los minerales se forman debido a la presión y calor excesivo. Los minerales sedimentarios se forman por la erosión y sedimentación. Además el agua, la temperatura, la presión y la buena fortuna, juegan un papel en la creación de los cristales.

El secreto de los cristales…

Si tomamos en cuenta que muchos cristales tienen cientos de años, podríamos decir que traen en su “memoria vibracional” sabiduría ancestral.

Nuestro cuerpo está en constante vibración y su frecuencia vibracional dependerá de todo el medio interno (pensamientos, emociones, sentimientos, etc) y externo (clima, familia, amigos, trabajo, olores, etc). Es por esto que muchas veces nos vemos atraídos por ciertos tipos de gemas y piedras, ya sea para nivelar eso que nos está ocurriendo, o bien porque está vibrando en la misma sintonía que nosotros.
Actualmente se ocupan como terapia complementaria, por su fuerza y sabiduría.

Cada cristal tiene un color y propiedades específicas que como anteriormente dijimos, podemos usarlos en beneficio a nuestra salud.

El cristal más conocido y utilizado en los últimos años es el de Cuarzo. El ser humano tiende a tener una conexión especial con este cristal, ya que nuestro cuerpo contiene moléculas de cuarzo, por lo cual no es extraño que nos sintamos atraídos por él. Los utilizan a modo de limpieza energética, elíxires, herramienta terapéutica, talismán, etc.

 

¿Cómo trabajar con los Cristales? 

El trabajo con los cristales no es tan simple como parece, no es llegar y utilizar un cristal porque si, porque nos pareció bonito. Necesitamos conocer bien las propiedades de cada uno, para poder utilizarlas de la manera correcta. Cuando usamos cristales, estamos introduciendo su particular vibración y creando un cambio en este campo energético con el que trabajamos, sea el cuerpo humano o un espacio específico.

Estos efectos pueden ser palpables inmediatamente o quizás progresivamente. Muchas veces depende de diferentes factores como la intención con que se hace el tratamiento, el cristal elegido y otras terapias utilizadas.

 

 

 

¿Dónde podemos estudiar Cristaloterapia o Gemoterapia?

El centro de Estudios Holísticos Encuentros Concientes (En Santiago de Chile), realiza constantemente formaciones en Cristaloterapia y Gemoterapia. En este link, podrás encontrar toda la información.

 

Fuentes de este artículo: www.definicionabc.com – www.ehowanespanol.com – www.nuevaera.about.com