Cuando se habla de Registros Akáshicos se hace referencia al “banco de memoria etéreo”, donde se haya todo el conocimiento universal, desde las experiencias particulares de cada alma humana, hasta la historia de la existencia toda, desde los movimientos astronómicos, hasta la composición atómica de la materia.

El concepto de Registros Akáshicos es un neologismo acuñado y popularizado por el trabajo de la teósofa británica Annie Bésant, a partir del vocablo sánscrito “Akasha” que hace referencia a un campo intangible, inmaterial y sutil, que los antiguos hinduistas suponían que se entreteje en el universo; y que a la vez era el medio de transporte del sonido y la vida.

 

Si bien el concepto literal de “Registros Akáshicos” no aparece en ninguna fuente ancestral, ni existe en idioma sánscrito, su existencia y la idea de la misma aparece mencionada en diversas fuentes con distintos nombres. A continuación una pequeña muestra de ello:

  • En el nuevo testamento figuran  “El libro de la vida” y “los libros para el juicio”.
  • En el antiguo testamento “El libro del Señor”.
  • En el Budismo Tibetano se habla del “Libro de Askasi”.
  • En el Judaísmo y la Kabbalah se habla del “Sefer HaZikaron” o “Libro del Recuerdo”.
  • En el Islam se habla de la “Tabla eterna”.

 

Usamos el concepto de Registros Akáshicos entonces para referirnos a la fuente, a la cual podemos acceder para obtener información y respuestas que no podemos obtener por medio de los 5 sentidos “naturales”, ya que, está más allá de ellos. Por esto fuimos dotados de un sentido más, mediante el cual no solo podemos aunarnos con esta fuente, sino que también con los demás seres.

 

 

Artículo hecho, editado e investigado originalmente por Esteban Acuña.

< Curso de Registros Akáshicos en Santiago, Chile. Pincha el siguiente Link para obtener información>