Alguna vez te has preguntado ¿Por qué siempre cometo los mismos errores? -esta es la parte en donde aparece Julio Iglesias cantando “Tropecé de nuevo con la misma piedraaaa”- o ¿Por qué me suceden cosas malas a pesar de que las he tratado de evitar?. Generalmente estas situaciones aparecen como desastres en la vida y dejan huellas profundas que nos llevan por un camino difícil.

Este tío tiene una fama de aquellas

Tenemos la tendencia a repetir  las situaciones malas, más que  las que nos producen felicidad. De hecho a estas últimas, les tenemos miedo, nos hacen sentir culpables porque generan adicción y placer, más aún si son un tabú o un pecado capital.

Nos vemos enfrentados diariamente a encrucijadas en la vida, en donde perdemos totalmente el control y que esconden una especie de patrón que se repite constantemente, como si de un destino fatal o algún decreto celestial se tratase, como si alguien o algo ¡¡¡si “algo”!!!, hay gente que cree en fantasmas…- hubiese decidido arbitrariamente lo que tenemos que vivir. Las repetiremos por más que hagamos miles de promesas del tipo “nunca más”, “esta es la última vez” o “mañana te pago”.

De estas situaciones aparecen frases para el bronce como:

  1. No creo más en los hombres pero ¿Por que denuevo me enamoré de un patán?
  2. Me aburren las mujeres controladoras ¿Por qué me cambiaron a la mujer liberal de la cual me enamoré y que ahora me controla?
  3. Siempre tengo problemas en mi trabajo, no soporto a mis jefes, ¡¡¡qué!!! ¿Otra vez me despidieron?
  4. Si esta noche salgo de joda, me controlaré…. (al día siguiente) ¡¡¡¡Dónde está mi dinero!!!!
  5. Siento que mis padres son como mis hijos, estoy cumpliendo un rol que no me corresponde.

Muchas veces la razón de nuestras recaídas se se debe a que  efectivamente estamos siendo controlados, destinados a comportarnos programadamente, ese algo nos obliga a cumplir un rol y por ende un destino, uno que muchas veces no queremos.

¡¡¡Espera!!!, ya sé que estarás pensando que voy a salir con el cuentito de los diablos o demonios,… pues no,  tampoco le vamos a echar la culpa a los Illuminatis ni a los Rockefeller, la respuesta es mucho mas simple. estamos auto-configurados para reaccionar, si, solo para ser efecto y no causa. Cuando necesitamos, somos solo el efecto de esa necesidad.

Reaccionamos ante un entorno que entendemos como “algo” diferente de nosotros mismos, separado y distante.

Reaccionamos así debido a un programa que integramos en nuestra personalidad y que llamamos “NOMBRE”, sí tu nombre de pila.

La única forma para que nuestra mente obtenga una “identidad” y por ende, que su existencia tenga sentido es por medio de un “aquel” un “otro” un “prójimo”, no importa si es humano o es una pelota a quien llamemos “Wilson” ;,)

Wilsooonnnnn

Necesitamos del “otro” en el cual reflejar nuestras necesidades y emociones, recibir la retroalimentación necesaria (Feedback) que nos permita aprender y motivarnos.

La ilusión que esto provoca es que pensamos que estamos en este mundo  como una entidad única y distinta, particular y contingente, pero que necesita de los otros para desarrollarse, esa afirmación es cierta en cierto sentido pero ilusoria en otro.

Al nacer estamos obligados pertenecer a algún grupo  ya sea la Familia, trabajo amigos etc… donde los estereotipos se transmiten mediante el contagioso ritmo de las reglas y la moda. Condicionamos a nuestros hijos a “pertenecer” a algo, a ser ateos, religiosos o a un equipo de fútbol, dándole el mensaje que odiar al equipo es la muerte, el bebé piensa: “mi clan no me querrá y moriré, debo ser un fan”.

De esta forma se establece en nosotros una conducta que nunca ponemos en duda, El DEBER SER.

Nos debemos comportar tal y  como lo dicta la sociedad que exige obediencia, desde la familia, la escuela, la universidad y las leyes. Todo está integrado en nosotros como una propia verdad absoluta

Estamos programados por la evolución a agradar a otros con el fin de ser aceptados en una manada, conseguir alimento y reproducirnos, ohhh yeahhhh.

El, Ohhhh Margot en acción.

A través de la obediencia, esta condición se fortalece.

Sí admito que suena muy animal y técnico hasta aquí, pero ¡Qué tiene que ver el nombre con todo esto???

History Channell Mode ON.

Bien, hagamos un poco de historia aburrida pero necesaria.

El hombre en su afán de andar por allí evolucionando y todo, creyéndose lo mas que hay… desarrolló una herramienta muy útil que, al igual que el fuego, la rueda y el uso de la mano con pulgar opuesto, le permitió posicionarse como la especie dominanteeee (lease con voz de hombre gigante)

Hablamos del lenguaje, base y fundamento para, pensar, crear ideas y analizar.  En algún momento de la historia el hombre elaboró formas sonoras monosilábicas para comunicar ciertas emociones, así como un bebé dice “ha, ga, ma, pa, pr, br, gr” estas formas fueron evolucionando a otras más complejas, Bí-silábicas  -si hasta las sílabas son Bi- como papá, mamá, caja, llegando a formas más complejas de tres o más sílabas o ideas dentro de un sonido.

El lenguaje se utilizó para nombrar las cosas, asignar códigos sonoros y lingüísticos a fenómenos de la naturaleza, capturarlos y perpetuarlos en el tiempo. La transmisión de ideas e información se hizo posible y por ende la trascendencia, una forma de inmortalidad CHANNN. Todo esto sin la dependencia única de traspasar la información por medio del ADN en el acto sexual, –¡¡¡Un momento no se asusten, eso no significó la muerte del sexo!!!- (fiuuuuuu) mas bien provocó que el sexo evolucionara como una muy buena fuente de placer, afectos y endorfinas, LARGA VIDA AL OHHHHHH MARGOT….. PERO USEN FORRROOOO.

Estos códigos lingüísticos en un largo y sistemático proceso nos los asignamos a nosotros mismos, por ejemplo, vimos algo hermoso en la naturaleza y lo llamamos “FLOR”, luego vimos a alguien hermoso como una hija y la llamamos también FLOR ligando esas emociones dando origen al nombre. La bebe “FLOR” reaccionará a la intención, al lenguaje corporal y emocional, al amor que emana de sus padres al llamarla “FLOR” más que entender por significado etimológico de que significa la palabra FLOR. Lo que vibra y emana de una palabra es lo que le da su valor y pone las bases para el establecimiento racional de una cultura.

observar=> sentir => crear una imagen interna => Darle sentido con un nombre FLOR

La palabra FLOR carga con todo ese proceso y no solo transmite un código, cuando alguien no conoce la palabra flor pero la escucha, el inconsciente arquetípico y el alma captan todo ese proceso oculto y secreto, su imagen interna, el sentimiento y experiencia que trae, replicando esa base emocional sin forma “información cruda” que prepara la llegada del significado racional que es transmitido por los sentidos y el ego, en relación con un “otro”.

El nombre encierra un gran secreto que te revelaré aquí. Es como un programa un software y nosotros somos la computadora que lo corre. Este nombre es asignado por tu árbol genealógico como una proyección de sus deseos anhelos y también sus frustraciones. Cuando asumimos ese rol, estamos cumpliendo un destino y una misión, que es perpetuar la estabilidad o misión del árbol o de terminar el trabajo que otros integrantes de la familia no terminaron. Este fenómeno ha sido estudiado por muy pocos y es base para las terapias y enfoques: Bio-Psicocimática, Bioshematika y Shemología  (si necesitas ayuda contáctame) . Pongamos un Ejemplo:

Una pareja joven, la vida ha sido dura con ellos pero son resilientes y fuertes, sienten que deben superarse y doblarle la mano al destino, que no se darán por vencidos ante las dudas deudas y dificultades. Reciben la noticia que serán padres, en ese instante es casi seguro que proyectarán en su hij@ la clave que le permita sobrevivir a este escenario.

Es muy probable que resuenen con nombres como “VICTOR, VICTORIA” que significa la Victoria o MARTIN, MARTINA que significa el Dios Marte guerrero.  Este Niño o Niña crecerá intentando ganar siempre, se frustrara cuando no lo logre o cuando se sienta abandonado, repitiendo así patrones de comportamiento ya que el ego nunca llega a una conclusión porque si lo hace, es decir si cumple con su destino, ya no tiene razón de ser ni de existir, por eso evita cerrar esos los procesos. haciendo que tú repitas una y otra vez el mismo comportamiento.

Cuál es la solución? el ego toma el control de esta situación, responde al nombre como un software dominante y tu conducta  tu cuerpo reacciona a él y ante el entorno con esa marca de identidad, no es necesario que tu sepas el significado de tu nombre, simplemente lo sientes, resuenas y replicas. El  EGO o Alma sensible debe someterse y relegarse  a su función que es la estabilidad del sistema en pro de la supervivencia y ser garante de los Juicios de Razón, Pero debe estar en equilibrio y si es mejor debe dar el control al ALMA Consciente la cual sabe que es lo que te hace feliz, qué necesitas y qué no.

Es tu alma la que está conectada a un cordón umbilical superior y que se alimenta de vitalidad infinita. El alma es sabia consejera, déjate llevar en la meditación, disminuye por un instante los juicios y escucha a los instintos, al corazón y lo que dicta el deseo, logra un equilibrio sano entre los juicios de la razón (cultura) y los juicios del Alma (instintos). entre la mente y el corazón. por ejemplo, si alguien te presenta a una persona y te dice que es ingeniero, ante ese titulo, tu reaccionaras y te comportarás con esa persona de acuerdo a su profesión, pero ese título no puede reflejar en su totalidad lo que esa persona es, el titulo es solo lo que representa, así funciona el programa nombre y la dictadura del EGO, para relacionarte con esa persona a la cual conoces solo su nombre, debes conectar, conectar con su totalidad, su esencia, con su alma, deja que el alma tome el control, asi ella te guiará por el camino correcto.

Espero de todo corazon que esto te ayude en tu vida diaria, si necesitas terapia coach, te recomiendo nuestra terapia de los nombres, alli encontrarás respuestas muy profundas para tu vida. contáctame a eduardoparod@gmail.com

Abrazos del Alma.

Te gustó el post???? Compartir es educar.